Blog

Artículos de tu interés

¿El encierro por la pandemia está convirtiendo en un caos tu vida?
Estos momentos vividos han sido demasiado complicados para todos.

Existe mucha carga emocional, angustia, desesperación, preocupación y situaciones límite para muchos que tienen seres queridos en momentos delicados...y si sumas a tu papel de madre, tener a los hijos en casa con clases virtuales y lo que significa: trabajo, dar de comer tres veces al día a la familia, tareas domésticas, entretener a los más pequeños, y manejar emociones adolescentes… ¡Estamos a prueba más que nunca!
Por eso te damos 9 tips que puedes seguir para conservar la calma:

Primero: Quítate el papel de súper mamá.
Hoy muchas mujeres dicen ser fuertes al ser pilar de su casa; pero por favor recuerda ante todo eres humana, y eso conlleva tener el mismo derecho a pasar momentos difíciles. La mayoría de la población está pasando por situaciones de ansiedad, miedo, sensación de ahogo… ¿por qué tú serías diferente?
Es natural sentir agobio pues el miedo y la ansiedad en este caso, están cumpliendo su función: nuestra supervivencia. Estamos viviendo una amenaza mundial real, y el cuerpo reacciona. La creencia de tener que ser fuerte, una piedra ante tus hijos, es errónea en estos momentos; por el contrario, ellos deben entender que a veces en la vida las cosas ocurren y pueden afectarnos.
¡No hay vidas perfectas! Eso no significa que llores como Magdalena por los rincones, se trata de mostrar control y vulnerabilidad natural en equilibrio.

Segundo: Establecer horarios para toda la familia y repartir tareas.
Ahora más que nunca el orden debe ser una “orden”. Escribe una lista con todas las ideas que se les ocurran a todos, luego en un calendario apunta los horarios en los que cada uno va a ocupar de cada cosa. En los momentos que tengas que trabajar, los niños harán lo mismo. Si son pequeños, puedes poner actividades como leer cuentos, ver una película en inglés, o alguna serie que pueda ser constructiva para ellos. Pon el horario en un lugar visible, como el refrigerador, para que todo el mundo tenga claro lo que le toca...te recomiendo poner una alarma para marcar los tiempos.

Tercero: Intenta que los periodos de “trabajo” no sean muy largos.
Haz pausas cada hora, para realizar alguna actividad juntos, esto les permitirá moverse y el movimiento interrumpe el estrés. Sacúdete, baila, brinca, camina, pero hazlo cada hora con tus hijos. Pueden poner una canción tipo baby shark y hacer la pausa de la canción, para evitar que el estrés se acumule.

Cuarto: Encuentra una hora al día mínimo para dedicarte a ti.
Cuídate y mímate con cosas que te gustan: leer, darte un baño, hacerte las uñas, ver una serie, ejercitarte en casa con algún video, canta, baila o lo que quieras. Si tus niños son pequeños acuéstalos pronto para aprovechar ese rato para ti, y no te olvides de incluirlo en ese horario escrito.

Quinto: Envía información positiva a tu mente sin parar.
Necesitas cuidar tu mente y la de los tuyos más que nunca. Olvídate de estar conectada todo el día a la información, ya sabemos que hay coronavirus y que algunas personas fallecen, no necesitas alimentar con esa información tu corazón sin parar pues sólo conseguirás sentirte mal. Mira un resumen de avance al día por la mañana y por la noche, sólo para confirmar cómo debes seguir viviendo y eso será suficiente para informarte. Deja un rato el celular. El resto del día lee biografías, escucha música relajante, pinta o mira programas o series que alimenten tu esperanza.

Sexto: Toma un poco de sol
La luz del sol ayuda a mejorar el estado de ánimo. Puedes pasar entre 20 y 40 minutos al día al aire libre con tus hijos y otros miembros de tu familia, las veces que sea posible. La luz, en particular por la mañana mejora el ánimo, sal a algún espacio que tengas en casa y respira profundo varias veces y alza los brazos esto te ayudará a soltar el estrés.

Séptimo: Duerme bien
Trata que tus hijos respeten los horarios para dormir lo suficiente todos los días; puedes intentar: Un baño antes de ir a la cama, leer un cuento, una canción o música relajante. Un masaje en la espalda manos o pies. Procura usar la cama sólo para dormir no para hacer la tarea, trabajar o usar el teléfono o ver la televisión... Una habitación fresca y ventilada ayudará.

Octavo: Agradece
Concéntrate en pensar positivo. ¿De qué cosas estás agradecido o qué cosas valoras? Los estudios demuestran que agradecer regularmente ayuda a mejorar la felicidad en general, y conduce a índices de estrés y depresión más bajos. Ayuda a tus hijos a anotar al menos tres personas, lugares, eventos o cosas cada día que lo hagan sentirse agradecido. ¡Realiza tu propio diario de gratitud!

Noveno: Abraza a tus hijos
Está demostrado que abrazar reactiva y regenera el cuerpo, regula el equilibrio entre la parte física y la emocional. Al abrazar, el cuerpo libera hormonas de felicidad como las endorfinas y la oxitocina que nos genera sensación de afecto y bienestar.
Cuando los abraces se sentirán queridos y amados y eso hará que sus emociones y su cuerpo se sienta reconfortado y feliz.

Estamos viviendo situaciones que jamás imaginamos y ahora más que nunca es necesario tener paz interior, y como mamás debe ser nuestra prioridad cuidar de ella, fomentarla y dejar que estos días se aclaren para que el sol vuelva a brillar de nuevo.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS